El sistema de aire acondicionado es una parte importante del equipamiento de tu vehículo, ya que mantiene una temperatura agradable en el habitáculo. Además cumple una importante función al eliminar de manera eficaz el vaho del parabrisas cuando llueve, proporcionándote una visión clara de la carretera.

El sistema de aire acondicionado no sólo regula la temperatura dentro del automóvil, sino que limpia el aire de entrada, manteniéndolo fresco y mejorando así la concentración del conductor. En invierno elimina la humedad del aire de entrada y de ese modo impide la formación rápida de vaho en las ventanillas, incluso en condiciones de humedad elevada. Así se mejora la visibilidad y, por lo tanto, tu seguridad y la de tus acompañantes.

El sistema de aire acondicionado necesita mantenimiento al igual que el motor. Durante la comprobación del sistema de aire acondicionado, un técnico comprueba el nivel del fluido refrigerante y verifica el sistema con un equipo especial para comprobar que no existen fugas.

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Sobre las cookies

target="_blank">plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies